Inicio >> Municipios >> Noticias >> Recomendaciones para prevenir enfermedades zoonóticas
27/08/2015

Recomendaciones para prevenir enfermedades zoonóticas

Debido a las inundaciones
Recomendaciones para prevenir enfermedades zoonóticas

Recomendaciones para prevenir enfermedades zoonóticas ante las inundaciones 


Además de los daños materiales, los fenómenos hídricos ocasionan graves problemas sanitarios y constituyen un escenario propicio para la multiplicación masiva de vectores de enfermedades.


Debido a las intensas lluvias caídas en algunas regiones de nuestro país y a la existencia de zonas anegadas e inundadas, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recomienda a la población extremar las medidas de prevención para evitar contraer enfermedades que se transmiten de los animales a las personas (zoonosis).


Las inundaciones ocasionan graves problemas sanitarios y constituyen un escenario propicio para la multiplicación masiva de muchos de los vectores de enfermedades, como roedores y mosquitos. Además, la falta de agua segura, la mezcla del agua que inunda las viviendas con las aguas servidas, la materia fecal y los materiales orgánicos en descomposición, el hacinamiento y las escasas condiciones higiénicas constituyen factores de riesgo igualmente importantes.


Entre las enfermedades que se ven comúnmente favorecidas por estas condiciones climáticas se pueden mencionar: dengue, fiebre amarilla, leishmaniasis, leptospirosis y salmonelosis.


Ante esta grave situación, el Senasa recomienda adoptar las siguientes medidas preventivas:


• Beber siempre agua segura: embotellada comercialmente, hervida al menos durante 3 minutos, o tratada con 2 gotas de lavandina por cada litro de agua y reposada por 30 minutos antes del consumo. El agua de la red domiciliaria también se debe tratar, por eventuales contaminaciones de la red de distribución y de los tanques cisternas. 


• Utilizar agua potable o potabilizada para efectuar la limpieza de los utensilios empleados en la preparación y consumo de alimentos. 


• No consumir alimentos ni medicamentos que hayan estado en contacto con el agua de la inundación. Desechar los comestibles que hayan perdido la cadena de frío debido a cortes en el suministro eléctrico.


• Lavarse muy bien las manos con jabón y agua potable o potabilizada antes de preparar o comer alimentos, después de ir al baño o de limpiar objetos y superficies que estuvieron en contacto con aguas de la inundación.


• Conservar los alrededores de las casas y los corrales libres de basura y escombros y combatir la presencia de roedores.


• Usar siempre calzado al caminar sobre tierra húmeda y botas altas en zonas inundadas o al atravesar aguas estancadas.


• Usar guantes si se realizaran tareas de desmalezado o cosecha.


• Una vez que bajen las aguas, eliminar aquella que haya quedado estancada. Desechar de forma segura los animales muertos y todos los objetos que hayan sido afectados por el agua y puedan servir de refugio a roedores, mosquitos y otros insectos.


• Protegerse de las picaduras de insectos vistiendo pantalones y remeras de manga larga, usando repelente sobre la piel expuesta y sobre la ropa (repitiendo la aplicación cada 3 horas), y colocando mosquiteros en puertas y ventanas. 


• Vacunar contra la leptospirosis y desparasitar al ganado y a los perros. Consulte a su veterinario respecto al plan más adecuado.


• Ante la ocurrencia de cambios de comportamiento y/o alteraciones en la salud de los animales, consultar inmediatamente al veterinario.


• Si usted o alguno de los miembros de su familia presentan algún signo de enfermedad, consulte inmediatamente a su médico o diríjase al centro de atención de salud más cercano.


Fuente: SENASA


Agenda FAM

Ver más